Blog

Mantente actualizado con nuestro sistema de blogs.

“Guía de supervivencia para diseñedores, I”

Por Daniel Ghetti Mercado

Muchas veces me cuestiono  ¿Lo estás haciendo bien?, ¿Esto es lo tuyo?, ¿Qué va a pasar mañana? Son preguntas que rondan mi cabeza incluso ocho años después de haber emprendido el viaje llamado Papingo Maminga; no son inseguridades, son replanteamientos que me hace la vocación que elegí, la que es de las más importantes y también de las menos reconocidas, el diseño de modas.

Si quieres diseñador de modas, bueno, puedo aconsejarte de lo que aprendimos en ocho años de trabajo con Papingo Maminga, no estoy seguro de que esto iluminará tu vida, pero por lo menos sabrás que hay más de un loco que eligió este camino y no estás solo del todo. Te dejo unos consejos, que nunca nos los dieron,  los aprendí junto con Marco (el otro Papingo) en el día a día y “a punto de tropezones”.  Sin más preámbulos, ahí te van:

1.El título no lo es todo.- Marco es comunicador social, yo soy ingeniero comercial; Marco trabajaba en publicidad y cine, yo en mercadotecnia en una empresa de diseño de interiores; ambos somos 100% empíricos. Recuerdo que al inicio nos incomodaba que nos digan diseñadores, sentíamos que era una apropiación de algo que no nos correspondía. A medida que el tiempo pasaba y nos empapábamos de este mundo, descubrimos que muchos de nuestros ídolos de la moda corrieron con nuestra misma suerte, Raf Simons (diseño industrial), Jean Paul Gaultier, Miuccia Prada (mimo y ciencias políticas), Victoria Beckham (cantante de las Spice Girls), Tory Burch (relaciones publicas), Diane Von Fürstenberg (economía), Tom Ford (historia del arte), Vivienne Westwood (maestra), Giorgio Armani (medicina), Yohji Yamamoto (derecho) e incluso el mismo “Zeus” de la moda, Karl Lagerfeld (ilustración), todos ellos fueron autodidactas. Eso no significa que el hecho de no estudiar diseño de modas te hace un genio, pero si significa que no hacerlo, no es una limitante para cumplir tus sueños.

Diseño de Papingo Maminga Atelier, «Decite Vos

2.Yesca pero seguro.- En nuestro caso, Papingo Maminga inicio con capital de inversión cero, Marco inició haciendo las primeras prendas con sus ahorros y de ahí “alargamos” el dinero con los beneficios de mi renuncia. Para iniciar no se necesita dinero, se necesitan dos cosas: Ganas y Creatividad, lo de más viene por añadidura

Primera colección de Papingo Maminga, Verano 2012

3.Sé un caballo cochero.- Se dice que hay que ser como “un caballo cochero”, (caballos que jalaban las carrozas, llevaban una especie de viseras en los ojos para que no puedan ver a los lados y solo puedan cabalgar hacía el frente); pues así debemos ser. Sé fiel a tu estilo a pesar de las críticas, sé fiel a tu trabajo a pesar de tu competencia, sé fiel a tu ética a pesar de las dificultades. Fuimos blanco de constantes burlas y críticas desde un comienzo; al inicio nos llegaban mensajes al Facebook que decían: “¿Ropa de hombres con flores? ¡Ni cagando le compro a mi cortejo!, ropa de marica”. Pero no solo al comienzo te encontrarás con estos capullitos celestiales. En uno de los mejores momentos de nuestra carrera, un grupo de haters cibernéticos puso en discusión nuestro trabajo; en lugar de caer al piso y llorar como unas magdalenas, en respuesta a sus críticas creamos la colección Enví de Mí, la que hoy por hoy fue una de las mejor vendidas. Utiliza lo negativo para transformarlo en algo poderosamente positivo, siempre para adelante, nunca para los lados.

Colección «Enví de Mí»,Otoño Invierno 2018

4.Cuidadito con el internet.- Muchas personas que finalizan la carrera de diseño de modas, muchas inseguridades y dudas sobre sus propias capacidades, más obstáculos que ideas para emprender; es algo que también sentimos al iniciar. Ahora en redes sociales, el trabajo de las grandes marcas y diseñadores están servidos en bandeja de plata delante de nuestras caras. Podemos ver los complejos detalles, los magníficos desfiles, grandes staffs de personas, productos hechos de forma impecable. Al ver ese mundo maravilloso, puedes caer en una decepción prematura de tu trabajo, erróneamente nos comparamos con marcas que en algunos casos están por cumplir los cien años. Nunca te compares con la realidad de otras marcas y peor aún con lo que ves en internet; utiliza el internet como un artista utiliza un libro de arte, para ver cuán lejos podes llegar, para inspirarte en cuanto a técnicas se refiere, para analizar estrategias digitales, para darte cuenta que nunca hay algo “raro”. Roma no se construyó en un año, lo bueno y perdurable se edifica de a poco.

5.¡Tranquilo Valentino!.- Lo único herramienta que hace que llegues a lugares impensados es la humildad. Hoy la moda no es solo un show para jugar a ser diva, la moda es una herramienta que se nos da para difundir mensajes en pro de la construcción de una mejor sociedad y tiene que ser llevado como tal. Ponerse en el papel de “Miranda Priestly de pueblo”, no te llevará a ningún lugar, no te olvides que la gente ayuda a quien lo necesita no a quién pretende que lo tiene o lo sabe todo.

6.»¿Quién dijo fácil?”.-El trabajo de diseño de moda es todo… menos fácil. Como toda empresa que se dedica a producir y creer en su propio país, (incluso cuando tu país no cree en vos), donde te queda una rajita del pastel que hiciste, solo para probar y todo lo demás tiene que ser repartido para impuestos, para proveedores, para bancos, para el personal, para costos fijos, ¿ya mencioné impuestos? Bueno, el diseño de moda podrá ser una profesión muy sacrificada, pero déjame decirte que lo es todo cuando ves tus diseños materializados, cuando como tu cliente se desplaza de un lado para otro en tu taller, con su traje puesto, sintiéndose la persona más hermosa del universo, cuando ves a tu familia sentada en tu primer desfile, cuando ayudas a tu colegas y tus colegas te ayudan, cuando llega la noche y podes decir que lo que haces es lo que más te apasiona.

Marco y yo en la inauguración de nuestra primer tienda, 2013

Puedo citar muchos consejos más, pero para finalizar solo puedo decirte que cualquier cosa que hagas, debes disfrutarlo, sino nada tiene sentido. Diseño de moda, difícil pero maravilloso, como las cosas más bellas de la vida.